El Colegio de Nuestra Señora del Buen Consejo, conocido como Colegio de Lecároz, fue fundado por el P. Joaquín de Llevaneras en 1888 entre Elizondo, Garzáin e Irurita, junto al río Baztan, en el valle del mismo nombre. Desde sus comienzos este internado fue un colegio singular por dos razones: sus magníficas instalaciones y la alta dotación de su profesorado, todos miembros de la orden capuchina. El Colegio de Lecároz tenía a principios del siglo pasado orquesta y coro, cine, laboratorio de fotografía, ciencias naturales, física y química, pabellones deportivos, quirófano con aparato de Rayos X… Fue uno de los mejores internados del mundo y a él venían estudiantes de los cinco continentes. En 1967 amplió sus instalaciones construyendo un colegio nuevo, modelo entre los de su género en Europa.

Los antiguos alumnos del colegio seguimos manteniendo una gran relación entre nosotros y nuestra sede está en una edificación anexa al colegio nuevo, que es también una sociedad gastronómica. Nuestro lema, redactado en 1916, fecha de la constitución de la Asociación de Antiguos Alumnos del Colegio Nuestra Señora del Buen Consejo de Lecaroz, sigue siendo el fomento de la amistad, tal y como consta en los estatutos fundacionales. Por las aulas del colegio han pasado figuras de gran relevancia como el escultor Jorge Oteiza, el músico P. José Antonio Donostia, el arpista Nicanor Zabaleta, futbolistas como José Antonio Zaldúa, Miguel Jones o Jesús Glaría,  pilotos de Fórmula 1 como Alfonso Cabeza de Vaca, marqués de Portago, cocineros como Martín Berasategui, Arbelaitz, Oyarbide y Leranoz, pelotaris como el gran Carmelo Balda,  físicos como el laureado Pedro Miguel Etxenike, y muchos otros. Casi 15.000 personas.

En esta web, los antiguos alumnos recogemos una parte de la extraordinaria historia de un colegio tan singular. Le invitamos a conocerlo.

© 2017 by  ALIFERJOS

 Web publicada el 19 de Junio  de 2018